Cuando leí mi primer cuentecito en inglés con 5 años empezaron a fascinarme los idiomas. Y desde entonces no he parado de estudiarlos. Esto hizo que me embarcara en la carrera de traducción, pero reconozco que fue a finales de tercero cuando encontré mi vocación: la...